20Oct

OCDE dixit: más y mejores competencias

post-ocdeEl futuro no está escrito. Nos enfrentamos a lo incierto, y gran parte de lo que esperamos mañana no son más que “descargas”, hábitos, ideas previas, patrones pretéritos,… Sobre esa pared proyecto mi PowerPoint. Y sobre mi pared y con mi ppt.me leo, releo, me afirmo y reafirmo. ¡Frente a un futuro incierto, patrones reafirmantes como cremas!

Pero necesitamos “adelantarnos”, prever, prospectar. También somos seres científicos, creamos y validamos o refutamos nuestras hipótesis como apuntaba G.H.Kelly. Miramos el horizonte, ese territorio por explorar y por construir e hipotetizamos.

También en el “mundo de las competencias profesionales”. Allí podemos vislumbrar algunas tendencias, algunas pistas sobre lo que ese incierto futuro por construir nos propone. El “Informe diagnóstico sobre la estrategia de competencias de la OCDE. España” me lleva allí. (OCDE 2015)

Este informe, nos brinda un marco de referencia para analizar las fortalezas y debilidades de un país respecto a sus competencias.

Según la OCDE las competencias son “el conjunto de conocimientos, capacidades y atributos que toda persona puede adquirir y le permiten desempeñar de forma adecuada y consistente una determinada actividad o tarea, susceptibles de desarrollarse y ampliarse ulteriormente a través del aprendizaje”. El sumatorio de competencias disponibles en un país conforma su capital humano: competencias técnicas y no técnicas, “duras y blandas”, emocionales y sociales, para una ciudadanía activa … Las requeridas por el mercado laboral y las precisas para comunicarnos. Las que nos acercan al bienestar global y las relacionadas con la inclusión social.TODAS LAS COMPETENCIAS SUMAN.

Entre otras “pistas” la OCDE prevé que cada vez será más importante contar con niveles más altos de cualificación; intuye su centralidad para el bienestar social, percibe su relevancia para afrontar los retos presentes y futuros. Aunque no lo garanticen, considera que las competencias serán cada vez más importantes para nuestro bienestar.

La OCDE plantea12 retos de cara al futuro. Entre ellos los siguientes (el resto los puedes leer en el informe citado):

  • Desarrollar las competencias relevantes:
  1. Mejorar las competencias de las y los alumnos de enseñanza obligatoria. Una cuarte parte del alumnado deja los estudios antes de finalizar la etapa obligatoria, un tercio repite curso, y casi una cuarta parte finaliza sus estudios hasta 2 años más tarde que el resto de sus compañeros.
  2. Asegurarse de que los y las estudiantes de enseñanza superior alcancen un alto nivel de cualificación profesional y adquieran las competencias relevantes demandadas por el mercado laboral. El Estado Español sigue relegado a los puestos más bajos en la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos.
  3. Mejorar las competencias de personas adultas escasamente cualificados. 10 millones adolecen de un bajo nivel de rendimiento ya sea en comprensión lectora o en competencia matemática.
  • Activar la oferta de competencias.
  1. Reintegrar a los desempleados a través de políticas y estrategias de apoyo orientadas a la búsqueda de empleo.
  2. Mejorar la transición de las/os jóvenes del sistema educativo a un trabajo estable.
  • Utilizar las competencias de manera eficaz.
  1. Aprovechar al máximo la formación en el lugar de trabajo para potenciar la productividad y la competitividad. El grado de aplicación de las competencias en el puesto de trabajo apenas supera la media y un gran número de trabajadores está sobre-cualificado con arreglo al perfil necesario para el puesto que ocupan.
  2. Apoyar a los trabajadores altamente cualificados y a las universidades a fin de impulsar la innovación y aumentar la productividad y el crecimiento. Las empresas españolas participan de manera menos activa en actividades de innovación que la mayoría de sus competidoras extranjeras. Las universidades españolas podrían dedicar más esfuerzos a apoyar la innovación y el crecimiento fomentando la transferencia de la investigación y el conocimiento hacia el sector privado.

Sinceramente, se me queda corto. Siento que, una vez más, las competencias socioemocionales brillan por su ausencia a pesar de la anunciada visión “global” del informe.

¿Qué opinas?

 

Javier Riaño
Innovación y Proyectos en Fondo Formación Euskadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *